Historia del Club

La historia deportiva de una institución es el reflejo de vivencias comunes y de sus protagonistas, muchos de ellos de distintas maneras aportan el grado de permanencia en el tiempo.
Voluntades comunes, afectos e identificaciones han colaborado para la conformación de una insignia la cual se representa con amor propio, es allí cuando nace un club. La realización de este suplemento tiene como objetivo reflejar los 65 años de vida institucional, deportiva y social del club Boca Río Gallegos, desde sus orígenes, hasta la actualidad pasando por los distintos momentos que han marcado a la entidad. Es por ello que en este trabajo buscaremos mostrar y dar a conocer los pensamientos de ex dirigentes, simpatizantes, ex jugadores y allegados a la prestigiosa institución.
El volcar la historia y los hechos del club no ha sido tarea sencilla, sin embargo hemos querido dar a conocer un pequeño bosquejo del porqué tanto amor y pertenencia a un barrio y a una camiseta como la de Boca Río Gallegos. Tal vez se nos escapen nombres de protagonistas y situaciones, pero no se podía dejar de contar la historia de esta sufrida institución.
El nacimiento de Boca Río Gallegos no se ha diferenciado de otros clubes de la ciudad y del país en sus orígenes, es más son coincidentes a otros, con comienzos difíciles y austeros, con épocas de sacrifi­cios, de tristezas y alegrías, con desencuentros y también con heridas que con el tiempo han cerrado. Hay muchas personas que ya no están pero han dejado un legado en el tiempo, que ha sido transmitido de generación a generación.
Los documentos de la entidad son el fiel reflejo de sus comienzos en la década del treinta, cuando un grupo de entusiastas trabajadores del frigorífico, agentes del orden y jóvenes de una barriada populosa daban el primer paso a la fundación de la institución, eran hombres como Guillermo Cambón, Crespín, Sandes, Thevenon, Flores, lo iniciadores de esta gran historia.
Después de haber tenido un comienzo complicado con altibajos institucionales es que a mediados de la década del cuarenta las voluntades iniciales darían pasos a nuevos nombres y a una refundación la que llega el 12 de octubre de 1945, en días previos a un momento histórico de nuestro país como lo fue el 17 de Octubre y la llegada de Perón al gobierno nacional de aquel entonces.
Jóvenes dirigentes y entusiastas del deporte como los Huerta, López Doce, Metaza, Fernández, García, Aldobar, Torres, Rogolini, Cantin, Calismonte, Bocca, Matta, dieron inició a un nuevo camino dando rienda suelta a una pasión más allá del fútbol, la representatividad de un barrio emerge en el mundo del deporte para estar presente en nuestra ciudad. Como todo club de barrio «El Boca» va a guardar un gran apego a lo social y a las inquietudes de sus socios y adherentes, fortaleciendo una gran unión que se transmitirá de padres a hijos y que perdurará en el tiempo alcanzando un alto grado de identificación en la comunidad.
El fútbol es el deporte de mayor convocatoria en Boca y lo ha sido a lo largo del tiempo, donde si bien la fortuna que en este deporte se mide en títulos ha costado alcanzarla.
Cerca se estuvo de alcanzar el primer título oficial hacía finales del sesenta, historia que se repetiría hace un año, parecía una quimera pero el primer grito en el concierto del fútbol de Río Gallegos llegaría. Previo a este momento el club atravesaría una serie de vicisitudes, que lo tendrían a las puertas de la desaparición donde saldrían al rescate viejos dirigentes tocados en su amor propio y en lo que el club ha significado para sus vidas.
Se concretaba el rescate del club Boca Río Gallegos.
El haber vivido este momento de incertidumbre serviría para tomar mayor impulso y dar el espacio que venían reclamando nuevas generaciones, que con un alto compromiso de trabajo propugnan lo mejor para la institución.
La perseverancia el ordenamiento y el volver a las fuentes de lo que fue el club en un principio tendrán su recompensa.

El Boca Coraje
El año 1988 marca una impronta histórica para el club Boca Río Gallegos, la cual se da con la primera participación en un torneo organizado por el Consejo Federal del Fútbol Argentino, en el torneo Regional de la temporada 1987-88.
Boca accede a participar de esta competencia después de las deserciones puestas de manifiesto por el campeón y subcampeón y el tercero de la liga de Fútbol de Río Gallegos. Boca en la temporada 87 había obtenido un meritorio cuarto lugar.
Ante la deserción de los primeros equipos en la tabla de posiciones para afrontar el torneo regional y ante el peligro de que la liga de Río Gallegos perdiera su plaza es que en una sabia y corajuda decisión de la dirigencia de Boca se decide tomar parte de la mencionada competencia.
De inmediato la institución recibe el apoyo de la liga y de los clubes que componía su seno.
Es donde surge el mito y el título del Boca Coraje, se iniciaría una nueva etapa en la rica historia de la institución, jugar por primera vez el torneo Regional del año 1988.
El plantel en aquel entonces era dirigido por Jacinto Luis Cáceres, técnico de basta experiencia y que ya había tenido una importante participación con el recordado equipo de San Lorenzo del año 1982 en el torneo Regional. Como no iba a estar Don Jacinto Cáceres en este suplemento aclaramos que sí, el fue el alma mater del equipo reconocido como «Boca Coraje».
Acerca de lo que significó el participar en dicha patriada futbolística Cáceres recordó: «yo era el técnico del equipo de Boca por aquel entonces, donde en aquellas épocas estaba el mito en nuestro fútbol que si no se participaba del Consejo Federal del Fútbol Argentino, la liga perdía su plaza, por lo que hubo que hacer el descarte correspondiente, donde el campeón de la liga como el subcampeón, por distintos motivos, no pudieron ir al torneo y Boca que había sido cuarto en aquel torneo acepta, para cumplir con la liga y con el consejo y mantener la plaza.
Había que asumir el compromiso de representatividad de la liga y Boca lo asumió armando de urgencia un equipo para poder presentarnos, lo que no estaba en los planes de la dirigencia y es de ahí, es donde surge el mito y el nombre de «Boca Coraje» por la decisión de la dirigencia de aceptar este compromiso que no era nada fácil».
Asimismo el técnico del club por aquel entonces venía con la experiencia de haber dirigido equipos en los torneos regionales y donde el orientador manifiesta «lógicamente teníamos que armar un equipo competitivo para afrontar este torneo y tampoco desentonar porque fue importante participar de los torneos regionales o del interior y siempre había que buscar la parte competitiva con lo mejor que se podía. En ese sentido el resto de las instituciones apoyaron esta iniciativa y para los valores deportivos de aquel entonces formamos un equipo con lo mejor que había en nuestro fútbol».
Boca Río Gallegos integra entonces la Sub Zona A de la Región Sur con Atlético Río Grande (Río Grande-Tierra del Fuego), Jorge Newbery de Comodoro Rivadavia (Chubut), Estrella Norte de Caleta Olivia (Santa Cruz) y Argentino del Sud de Gaiman (Gaiman, Liga de Trelew).
El plantel de ese equipo estaba conformado por: Alberto Di Tomasso, Daniel Perotti Néstor Aravales, Daniel Altamirano, Luis Maldonado, Manuel Pérez, Daniel Matulich, Abel Burgos, Raúl Silva, Sergio Pérez, Jorge Cáceres, Enrique Oyola, Roque Maldonado, Carlos Góngora, Cristian Bustamante, Claudio Martínez, Raúl Cáceres, Víctor Agüero, Jorge Nicolai, Fabián Nicolai, Carlos Olguín, Gerzon Olguin, Oscar Saldivia, Norberto Salinas, AlfredoOdriozola, Juan Carlos Gargaglione y Ramón Chávez.

El primer título
El sueño de los Cantin, Calismonte, Padín, Salvatori, Menéndez y muchos otros más se conseguirían el domingo 12 de octubre de 2008, «El Boca» lograba su primer campeonato en el fútbol de la liga Oficial de Río Gallegos.
Se terminaba una larga espera, llegaba la gloría, el momento culmine a una reorganización que está en marcha el sueño de muchos socios vitalicios se cumplía, Boca era Campeón!

El Ascenso al Argentino B
Ya con la primer estrella obtenida, El Boca rearma la tropa de jugadores locales mas refuerzos que llegaron desde varios puntos del pais, y con la conducción técnica de Santiago Rapalin más el trabajo de Cristian Gribaudo y luego de veintidós partidos, el Xeneise de Río Gallegos logra en la ciudad de Trelew el ascenso al Argentino B, luego de mostrar su futbol, su garra y su corazón en las canchas de Río Gallegos, Puerto Santa Cruz, Ushuaia, Gaiman, Carmen de Patagones, Olavarría, Tandil y Trelew.
Jugadores como Eduardo Martinez, German Cabral, Carlos Muñoz, Jorge Olguin, Diego Sandoval, Lucas y Leandro Fernandez, Jose Quiroga, Ariel D’Augero, Raul Becerra, Lucas Ceballos, Víctor Manchafico, Flavio Marquez y Carlos Rodriguez, entre otros, le dieron al Boca el orgullo de ascender al Argentino B.

About the Author